Alcantarilla, tierra de reinas (I) Reina Al-Horra: Certezas y Leyendas

CERTEZAS Y LEYENDAS

Muchos de nuestros lectores, por un momento quedarán perplejos ante este título. ¡Pues sí! Podemos afirmarlo sin ningún miedo a equivocarnos, ya que el lugar (posteriormente villa en el s.XVI) de Alcantarilla fue propiedad de no una, ni de dos, sino de tres Reinas: una musulmana Al-horra, y dos castellanas Doña Violante y Doña María de Molina.

A muy pocos les sonará el nombre de la primera, Al-horra. De hecho, aquellos autores que han escrito sobre ella, como por ejemplo el gran medievalista murciano Torres Fontes o incluso Robert Pocklington, después de muchos estudios y análisis de las fuentes históricas musulmanas y cristianas, no han logrado dilucidar con exactitud si se trata de una certeza o forma parte de la leyenda, pero así mismo, si este fuera el caso, tampoco pueden negar su existencia. Es sabido que Alcantarilla hasta mediados del siglo XIII ─por aquel entonces Qantara Askaba─ era un “lugar enteramente poblada de moros”. Literalmente así es afirmado en la carta de donación, por la cual la “aldea” de Alcantarilla es entregada en propiedad por el rey Alfonso X el Sabio a la Orden de Alcántara. Dicho legado era gracias a los servicios militares prestados durante la reconquista se hace constar que si más adelante se poblara de cristianos, se construyan iglesias de dicha Orden. Alcantarilla en los años previos a la llegada de Alfonso X el Sabio al Reino de Murcia (1243), ya estaba constituida en una especie de señorío independiente, en forma de alquería. Esto se puede deducir, pues tal y como señala Torres Fontes en la carta de donación a la orden religiosa, no fue preciso nombrar ni establecer sus límites territoriales y jurisdiccionales, pues serían de sobra conocidos. Tenía como límites, dicho a groso modo, la zona huerta de la ciudad de Murcia “allende del río”, la antigua Limbraya (Librilla), la rambla de las Salinas de Sangonera, etc., ocupando una superficie total de 735 tahúllas, algunas de ellas regadas por las acequias principales del heredamiento sur y algaydonares, lo que las convertía en tierras fértiles y productivas, así como muy apreciadas. En otros documentos reales se nos calificaba como “el mejor logar de la huerta”.

a1

Por tanto, si tenemos la certeza de que antes de la llegada de los cristianos, Alcantarilla era una reconocida alquería musulmana, al frente de su propiedad debería estar una persona que ejerciese su jurisdicción y administración. Este importante dato nos lo va a facilitar el pleito que entre los años 1435-37, tuvo como litigantes a la Iglesia de la Diócesis de Cartagena, con su Obispo al frente, contra el Concejo de la ciudad Murcia. El motivo del conflicto y su sentencia final, no sería otro que dirimir quién era el verdadero propietario del señorío de Alcantarilla en el siglo XV (recordemos que Al-Horra nos data del mediados del siglo XIII). Como en todo juicio, las partes aportaron unos testigos, y una de las preguntas de los interrogatorios ─clave para añadir certezas a este artículo─ que se le hacían a estos, era “si sabían, creían, vieron u oyeron decir que cuando se ganó esta tierra de moros, Alcantarilla era un lugar real de la reina mora Horra […]”. Fueron varios los testigos que aseguraron saber esto, y que para ellos era cierto pues así lo habían oído decir, etc. Sin embargo, uno de ellos, el clérigo Antón Martínez aseguraba saberlo, pues además lo había leído en unos privilegios (documentos) muy antiguos que tenía la iglesia. Otras referencias válidas a nuestra reina mora, las encontramos en una carta de donación y convenio que data de 1293. En esta el Caballero Tello García y su esposa Sancha García entregan a la Orden de Santiago, 40 tahúllas de tierra en Alcantarilla, “que fueron de Al Horra”, y que lindaba con[…] la acequia que pasa por enfrente del Monasterio de los monjes de penitencia” (es decir, a finales del s. XIII ya teníamos en nuestras tierras huertanas un monasterio de penitencia). Este es un dato inédito, pasado por alto por los historiadores que han escrito sobre Alcantarilla.

¿Pero quién pudo ser realmente nuestra reina mora?.

al horra rec

Resumiendo diremos, que en el quinto reparto de tierras (año 1272) de las que habían sido arrebatadas a los musulmanes tras la conquista del Reino de Murcia por Alfonso X, se cita “un gran huerto cercado situado en el término de Benihuaddah entregado al caballero Guillén de Rocafull y su cuadradilla”. Pues bien R. Pocklington nos dice que Benihuaddah era un real situado a ambos lados de la acequia Mayor de la Alquibla/Barreras, un poco al este del centro de la antigua Qantara Askaba (recordemos que su antigua ubicación es próxima al Puente de las Pilas e instalaciones de la fábrica Hero junto al río Segura, muy cerca de la actual Puebla de Soto. El nombre de los Benihuaddah hace referencia a los descendientes de una rica e importante familia los Banu Waddah. Uno de sus integrantes fue el visir y alguacil Abu Abdallah, de la corte de Mohammad Ibn Hud y personaje de los más sobresalientes de la vida murciana de mediados del siglo XIII. Pues bien, Al-Horra no sería otra que la esposa de este gran visir y alguacil al servicio de la corte, y cuyos hijos serían Abolcatan Aben Huadah y Abolcacim Aboadah, herederos de las tierras de su madre, y quienes finalmente las cederían a pobladores cristianos y a la Orden de Santiago. Alcantarilla posteriormente pasaría a manos de varios propietarios hasta llegar a la reina doña Violante, pero estos entresijos los dejaremos para otro capítulo. Huyendo de tintes novelescos o dramáticos alrededor de la figura de nuestra reina, me queda por afirmar la esperanza de que con el paso del tiempo surjan nuevas fuentes que nos faciliten el poder ampliar la información sobre ella. Cierto es que quizás, como afirma Torres Fontes, puede ser que los escribanos medievales quizás exageraran con el título de “reina” en vistas de otorgar más a valor a unas tierras en el momento de ser vendidas.

Lo que es indudable es que Al-Horra existió, formando parte de una familia de la alta sociedad murciana, y que por siempre estará unida a Alcantarilla, o mejor dicho a Qantara Askaba.

 

Alejo G. Almagro                                                                                                                               Historiador

alejo foto perfil 1

 

 

 

 

*(Artículo publicado en el número 2 de NowCity Magazine, formato impreso del mes de Febrero 2018)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s