El chato murciano, la recuperación de una raza

Hace ya algunos años, el ganadero lorquino D. José Reverte, en colaboración con el Centro de Capacitación Agraria de Lorca, emprendió el proyecto de recuperar la raza de cerdo típico de la Región de Murcia, conocido como Chato Murciano.

Chato portada

La empresa familiar de D. José Reverte, con mas de 40 años de experiencia en el sector de la ganadería, se encarga de todo el proceso, desde su crianza hasta el sacrificio, así como de su comercialización, ofreciéndonos un estupendo jamón, salchichón, chorizo, lomo embuchado, sobrasada, panceta y riquísimas carnes frescas.

En Murcia, al igual que en el resto del Levante español, existía a finales del siglo XIX, un cerdo negro de tronco ibérico, con las características de tener un crecimiento muy lento y unas camadas muy cortas. A principios del siglo XX se introducen en Murcia sementales de razas mejoradas de cerdo que, al cubrir a nuestras cerdas, dieron lugar a la aparición de un nuevo cerdo que se denominó, por su perfil, “Chato”. El color de la capa de estos cerdos era blanco o negro, en función de que en sus genes predominara la influencia de una u otra raza. Este cerdo, que llegaba a alcanzar entre los 160 y 180 kg de peso, crecía al aire libre y se alimentaba con productos naturales como la alfalfa, higos, verduras y piensos naturales. El Chato Murciano se distingue por tener la cabeza corta y ancha, su morro corto, grueso y fuerte, las orejas cortas y pequeñas, el cuello corto, las patas cortas y el cuerpo largo.

 

Diapositiva1 (1)
Publicidad

 

En nuestra Región, el Chato Murciano formaba parte importante de la dieta de los huertanos y campesinos durante la primera mitad del pasado siglo. En lo años 60 los nuevos planteamientos industriales y la aparición de nuevas razas mejoradas que con un crecimiento muscular más rápido, hicieron que la raza porcina del Chato Murciano fuese literalmente borrada del programa ganadero de la Región de Murcia. Los mercados, exigían que el cerdo fuese de raza blanca cruzando los cerdos con razas extranjeras con el fin de desterrar la capa negra. El declive culminó en los años 70, por la caída de la calidad de la carne derivada de la carencia de una adecuada selección genética, además de por el incremento de la demanda cárnica, que necesitaba la crianza de un tipo de animal más precoz. Afortunadamente, en los años 90, el anhelo por preservar lo autóctono y lo auténtico, hace que la administración y un grupo de románticos ganaderos, se involucren en el proyecto de recuperación de una raza casi extinguida.

En la Trastienda, desde su apertura en Marzo de 2016, hemos apostado por apoyar la promoción de nuestro Chato Murciano y recuperar los auténticos sabores tradicionales de la gastronomía murciana.

 

Ginés Ruiz Abellan

Turismo y Gastronomía

 

La Trastienda2
Publicidad

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s